Número 26: Abril a septiembre de 2015

>Trabajos de Evaluación


Revista CEMCI - Número 26

Trabajos de Evaluación: Modificaciones sobrevenidas de la corporación local: la moción de censura. Especial análisis del supuesto de abandono o expulsión del concejal del grupo político municipal al que pertenece el alcalde.

Descargar PDF

Fichero PDF - 231.95 KB

Modificaciones sobrevenidas de la corporación local: la moción de censura. Especial análisis del supuesto de abandono o expulsión del concejal del grupo político municipal al que pertenece el alcalde.

Javier Maciá Hernández

Sumario

La moción de censura en la administración local.

Las actuaciones del Secretario de la Corporación ante la presentación de una moción de censura.

- Especial análisis del supuesto de abandono o expulsión del concejal del grupo político municipal al que pertenece el Alcalde.

- La mayoría agravada del articulo 197 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.

Bibliografía.

1. LA MOCIÓN DE CENSURA EN LA ADMINISTRACIÓN LOCAL.

Conforme a las disposiciones de aplicación, inicialmente la Presidencia de la Corporación Local podía quedar vacante por renuncia de su titular, por fallecimiento o por sentencia firme.

La inclusión de la destitución del Alcalde por medio de la moción de censura en el sistema electoral local fue en torno a los años 80 una cuestión nada pacífica en la consolidada doctrina. Lo cierto y verdad es que en la Ley 19/1978, de 17 de julio, de elecciones locales –hoy derogada por la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general- no se establecía la destitución del Alcalde, en contraposición de lo que si se establecía para la destitución de los Presidentes de las Diputaciones Provinciales, para el que la mentada norma en su precepto 34 exigía un acuerdo plenario adoptado con el quórum especial de las dos terceras partes del número de hecho de los miembros del Pleno de la correspondiente Diputación Provincial. Ante esta exposición se pensó que no existía la posibilidad de que por medio de votación los concejales destituyesen al Alcalde. Sin embargo, se produjeron varias sentencias tanto del Tribunal Constitucional, entre otras; la Sentencia 5/1983, de 4 de febrero y la Sentencia 30/1983, de 26 de abril que entendieron que antes de la nueva legislación de de régimen local acomodada a la Constitución Española también era admisible la responsabilidad política de los alcaldes, pudiendo ser destituidos por el Pleno mediante el voto de censura adoptado por mayoría absoluta de los concejales, como del Tribunal Supremo, entre otras; la Sentencia de 14 de julio de 1983, la Sentencia de 27 de marzo de 1984, la Sentencia de 15 de marzo de 1986 y la Sentencia de 17 de marzo de 1986 que admitieron respectivamente como acuerdos válidos los producidos en los Ayuntamientos de Rincón de la Victoria, El Grove, Ceuta y Santiago de Compostela por los cuales se destituyó a los respectivos Alcaldes, así también se dictó un Auto del Tribunal Constitucional, de fecha 11 de enero de 1994 por el que se declaró inadmisible un recurso de amparo interpuesto por un Alcalde destituido confirmando el criterio sentado por la jurisprudencia.

Esta innovación o interpretación jurisprudencial de una laguna legal se produjo con anterioridad a que se aprobara por disposición normativa, y ya fue por medio de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local donde se admitió positivamente la posibilidad de destituir al Alcalde mediante la figura de la moción de censura cuando en su articulo 22, apartado 3 se reguló expresamente la competencia del órgano colegiado Pleno para votar “la moción de censura al alcalde”, aunque remitiendo su regulación a la legislación electoral. Por tanto fue en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en cuyo articulo 197 donde se regula la moción de censura al Alcalde, dicha figura siguiendo lo expuesto en su Disposición Transitoria tercera no entraría en vigor hasta las siguientes elecciones. La inicial redacción del articulo 197 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General se limitó únicamente a regular el procedimiento para su tramitación. Dicha ambigüedad en esta inicial redacción ha puesto de manifiesto una continuada necesidad de desarrollar más el procedimiento habida cuenta de las continuas actuaciones abusivas e ilegitimas que algunos Alcaldes habían venido haciendo. Ante la parquedad inicial de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General fue la Sentencia de 15 de abril de 1993 del Tribunal Supremo la que definió como tal la moción de censura definiendo que;

“(…) la moción de censura es un control democrático que permite, tras quedar comprobada con su aprobación la formación de una nueva mayoría política municipal, la mejor organización y funcionamiento del Municipio, al sustituir ésta a un equipo que ha quedado en minoría y asumir la nueva mayoría el gobierno de la Corporación (…)”

Así también, aunque inicialmente la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General exigía únicamente que la citada moción de censura fuera suscrita por un tercio de los miembros de la corporación, la conflictividad y falta de estabilidad llevaron al legislador a modificar por medio del articulo único 63 de la Ley Orgánica 8/1991, de 13 de marzo la inicial dicción del precepto elevando a que sea la mayoría absoluta del número legal de miembros de la corporación, a los efectos de coadyuvar una mayor estabilidad política de las corporaciones. Asimismo, por medio del Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales la escueta regulación inicial de la moción de censura fue desarrollada por medio del artículo 107 que estableció;

“1. La sesión extraordinaria para deliberar y votar la moción de censura al Alcalde o Presidente, se convocará expresamente con este único asunto en el orden del día.

2. La moción se formalizará por escrito presentado en el Registro General de la entidad.

3. Entre la presentación de la moción de censura y la celebración de la sesión extraordinaria deberán transcurrir, al menos, siete días. La denegación de la convocatoria, que deberá ser motivada, sólo podrá basarse en no reunir la moción los requisitos establecidos en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.

4. Dentro de los dos días siguientes a la convocatoria de la sesión extraordinaria, podrán presentarse en el Registro General de la entidad otras mociones de censura alternativas, que deberán reunir los requisitos establecidos en la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio , del Régimen Electoral General.”

Posteriormente se modificó nuevamente por el articulo único de la Ley Orgánica 8/1999, de 21 de abril, el articulo 197 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General introduciendo una convocatoria automática del Pleno que debe discutirla a fin de evitar la situación en algunos casos producida de que el Alcalde no convoque el citado Pleno, obligando a los concejales interesados a interponer los recursos jurisdiccionales correspondientes.

[...]


Descargar PDF

Revista CEMCI

La Revista CEMCI es una publicación trimestral del Centro de Estudios Municipales y de Cooperación Internacional, Agencia Pública Administrativa Local de la Diputación de Granada.

Revista CEMCI - Número 26

ISSN 1989-2470

revista@cemci.org